Compromiso País
21 de Abril de 2019

Compromiso País buscará inserción laboral de 380 mil mujeres sin ingresos víctimas de violencia

El trabajo es visto como una "puerta a la libertad" para este segmento que hoy vive una doble vulnerabilidad, marcada también por la falta de autonomía económica.

Poco menos de seis meses pasaron para que la mesa de Compromiso País que trabaja en la prevención, protección y reparación para las mujeres que son víctimas de violencia intrafamiliar y no tienen ingresos propios delineara sus primeros planes.

La ministra de la Mujer y Equidad de Género, Isabel Plá, dice que "no fue una sorpresa que ellas resultaran ser el segundo grupo más vulnerable de los 16 que aborda" la iniciativa.

Con datos de la Encuesta Nacional de Violencia Intrafamiliar y la última Casen, el grupo estimó que habría 380 mil 280 mujeres en esta doble vulnerabilidad. "Nos parece una cifra preocupante, pero lo que hay que relevar es que, al no tener ingresos, están en una situación de mayor vulnerabilidad", dice Tomás Honorato, presidente de la Fundación Honra y miembro de la comisión. Con todo, la cifra podría variar porque es una situación en que las encuestas tienen limitantes (ver recuadro).

Líneas de acción

Claudia Tarud, directora de Estudios y Servicios de Innovación Social de la U. de los Andes y también participante de la mesa, plantea que un desafío es que las mujeres hablen de su situación: "Las que logran denunciar o abrir su problemática lo hacen, en promedio, tras siete años".

Junto a distintas organizaciones, identificaron una "ruta crítica", que dibuja el camino que una mujer recorre desde que es violentada en su hogar hasta que logra salir de ese círculo.

Honorato comenta que una propuesta es mejorar "las actuales falencias del proceso y de los servicios" a los que acuden las víctimas. Según Tarud, en muchos casos las mujeres vuelven a sufrir episodios de violencia.

"No son escuchadas o tienen que hacer su denuncia en un lugar público", ejemplifica. "Las hacen esperar, volver y contar su situación muchas veces o les ponen demasiados trámites", dice.

Por lo mismo, se afinan pilotos de capacitación y mejora de las condiciones de trabajo de abogados, psicólogos y otros profesionales que son parte de esta "ruta", para que exista un seguimiento y mayor sensibilización en los procesos.

Todo confluye hacia un siguiente nivel: la inserción laboral en emprendimientos y en empleos formales con cupos reservados para ellas. Verónica Campino, de la Fundación ChileMujeres, lo señala como un eje fundamental: "Es la puerta a la plena libertad y dignidad a casi 400 mil mujeres sin autonomía económica, hoy víctimas de violencia intrafamiliar".

Desde la experiencia

"Reaccioné cuando la violencia comenzó a pasar a mis hijos", recuerda Magdalena Chávez, de Puente Alto. En su caso, los siete años de silencio promedio que hay antes de denunciar fueron quince: era dueña de casa y la fibromialgia que la aqueja la mantuvo, en ocasiones, postrada.

Hoy, además de ser terapeuta y tener un emprendimiento de velas para aromaterapia, integra la mesa de Compromiso País.

Su aporte ha sido decisivo en la discusión. "Es una persona que, con su experiencia, puede decir 'el sistema funcionó en esto y falló en esto otro'. Es un cable a tierra", acota Honorato.

Chávez cuenta que "en mi caminar de hacerme terapeuta empecé a tomar la mano de mujeres que estaban siendo víctimas de violencia". Es precisamente ese relato el que, según la ministra Plá, inspiró otro proyecto de la mesa: la creación de una red de apoyo para que mujeres como Chávez, que salieron de esa situación, puedan apoyar "a quienes están reiniciando sus vidas".

Gobierno de chile