El auge de los programas de acompañamiento telefónico durante la pandemia

El mayor nivel de confinamiento de los grupos de riesgo los ha llevado a un nivel de aislamiento físico y sicológico difícil de sobrellevar. Los acompañantes del Centro de Espiritualidad Santa María (CESM) han colaborado con Compromiso País en un servicio basado en la escucha.

Las medidas de confinamiento necesarias para evitar la propagación del coronavirus han significado que un grupo importante de personas, entre las que se encuentran muchos adultos mayores y personas con dependencia y sus cuidadores, hayan debido recluirse dentro de sus hogares con el consiguiente aislamiento físico y consecuencia para su salud mental. Algunas personas se han sentido solas y angustiadas durante este tiempo.

El CESM ha implementado un servicio de apoyo especializado, con más de 300 acompañantes formadas para apoyar a las personas a través de una escucha basada en el respeto y el cariño.

Generosamente se han puesto a disposición de Compromiso País para que personas derivadas de Senama, la Fundación Cristo Especial y la Municipalidad de Quilicura cuenten con esta necesaria ayuda. Agradecemos también el apoyo de Fundación Amanoz que con su experiencia ayudó en la derivación.

“Sin lugar a dudas ha sido fundamental en este periodo de encierro, angustias y preocupaciones el poder recibir una escucha de parte de personas con las que se han podido establecer lazos afectivos, a pesar de no conocerse” explicó Karen Cortés, Directora de Cristo Especial. “El contar con el apoyo del Centro de Espiritualidad Santa María ha permitido a muchas personas sentir que no están solas, que hay alguien que se preocupa por saber cómo están”, agregó.

CompromisoPaís
Que nadie se quede atrás

Dirección

Palacio de la Moneda S/N, Santiago

+56 2 2690 4000

Redes Sociales